0

¡Mamá, quiero ser peluquera!

3953529736 bcc1736bff z ¡Mamá, quiero ser peluquera!

La peluquería, una profesión con futuro

En un momento u otro, todas de pequeñas hemos jugado a ser peluqueras y debemos guardar buenos recuerdos, porque actualmente la profesión de peluquera ha vivido un auge y vuelve a posicionarse en todos los ránkings como uno de los oficios más de moda y más demandados por los y las jóvenes que están ahora mismo decidiendo su futuro laboral. Y es que la peluquería es un oficio muy creativo y con una reputación bastante positiva. El contacto con el público y el hecho de crear nuevos looks que sienten mejor y pongan de buen humor a los y las clientas están entre sus ventajas más populares.

En los centros de formación reglados, que se pueden encontrar prácticamente en cualquier ciudad del Estado, se puede obtener la formación necesaria para convertirse en una profesional de la estética y la belleza a cualquier edad y en un período relativamente corto de tiempo, generalmente no más de un año.

En la mayoría de centros de formación, además, existe la posibilidad de llevar a cabo prácticas con modelos y clientas reales y con el tiempo y la experiencia se pueden ir adquiriendo niveles de especialista, de estilista y de maestra o maestro de peluqueros.

Además de las técnicas básicas y universales de la profesión (lavado, corte, tinte, etc.), los centros pueden ofertar talleres o ciclos formativos más especializados como peluquería de boda, extensiones de cabello, peinados tipo africano, peluquería infantil, peluquería de espectáculos, etc.

Sin embargo, la industria de la belleza no se limita a la peluquería, hay espacios para ámbitos como la pedicura, la manicura o la estética. A pesar de la relevancia de estas profesiones, suelen ser pocos aún los centros públicos que las ofertan, así que quienes quieren aprender estas técnicas tienen que buscar centros privados para desarrollar su potencial.


Escribe un comentario